Skip navigation

Apuntes sobre la guerra estelar

Cuando los cruceros se embarcaban en el hiperespacio, podían pasar siglos enteros sin tener notificación de su estado. Por ello, y debido a la imposibilidad de predecir la fecha exacta de destino, se crearon las balizas de alerta. Estos dispositivos enviaban una transmisión a los familiares cuando una estación espacial había alcanzado su nuevo objetivo. Más tarde, con los nuevos motores de causalidad temporal, este problema fue solventado.

Ding it’s up es un servicio qe nos permite saber cuando una página caida vuelve a estar en funcionamiento. Es la ersión contraria de las aplicaciones que registran cuando se ha caído un determinado sitio web. Muy útil en servicios grandes como Twitter, Facebook, Gmail, etc.

Anuncios

Mensaje del Capitán:

Aquí el Señor Libro. Nuestro destino está más lejos de lo esperado. Relájense con nuestro hilo musical.

I Dose es una colección de sonidos gratuitos cuya finalidad es conseguir ciertos efectos como relajación, creatividad y concentración.

Vía Download Squad.

Cuando pensábamos que nadie provocaría una involución de nuestra cultura, llegaron los destructores de máquinas.

Ellos eran poderosos cuando la civilización permanecía encadenada al tiempo y el espacio, pero no quisieron llegar a las estrellas. Sólo se levantaron del suelo para obligarnos a descender.

A pesar de que ya estábamos en lugares remotos, nuestros gobernantes seguían haciendo caso a los destructores de máquinas. Ahora, pretenden llevarnos de vuelta en un plazo de pocos años. Si estamos unidos, prevaleceremos.

En una actuación vergonzosa, varios grupos de seres humanos con escaso o nulo conocimiento tecnológico pretenden que volvamos al jurásico digital.

En lo que supondría una clara violación de nuestros derechos constitucionales, algunos diputados europeos quieren abrir la puerta para instalar Spyware en nuestros ordenadores, el Gobierno quiere frenar los programas de intercambio de archivos, y asociaciones como la SGAE ansían tener en su poder los datos de los ciudadanos que se descargan contenido multimedia de la red.

Este año podría ser declarado sin duda, el año tenebroso para la sociedad del conocimiento. El Señor Libro recomienda responder a estas agresiones con nuestro voto.