Skip navigation

Category Archives: Conflictos estelares

El inicio de la Tercera Guerra: Mundo de Papel

Cuando el Mundo de Papel implosionó, muchos líderes de las culturas primitivas pensaron que la tecnología era perjudicial. Por ello destruyeron las naves que podrían haberles salvado, no quedándole más remedio a los esforzados ingenieros que abandonar el planeta.

El caso de la Asociación De Nombres fue conocido en todo el universo. Cuentan que mil lágrimas se derramaron cuando los benefactores tecnólogos fueron expulsados de la poderosa sociedad. Con la única ayuda de las naves que les habían transportado hasta allí, marcharon los sabios del ciberespacio sin más equipaje que el vasto océano de estrellas.

La plantilla de ADN.es se ha ido a la calle en un incomprensible movimiento por parte del Grupo Planeta. Entre los nombres de tan genial proyecto, figuraban bloggers que sigo desde hace años como La Petite Claudine, o Elena Cabrera.

No tengo palabras para describir la magnitud del error que supone mandar a la calle a toda una gran plantilla de profesionales, responsables de una de las ediciones digitales más valoradas y respetada en la red. Hasta otra, amigas y amigos; el Señor Libro desea que encuentren pronto un mundo en el que construir nuevas proezas.

Cuando pensábamos que nadie provocaría una involución de nuestra cultura, llegaron los destructores de máquinas.

Ellos eran poderosos cuando la civilización permanecía encadenada al tiempo y el espacio, pero no quisieron llegar a las estrellas. Sólo se levantaron del suelo para obligarnos a descender.

A pesar de que ya estábamos en lugares remotos, nuestros gobernantes seguían haciendo caso a los destructores de máquinas. Ahora, pretenden llevarnos de vuelta en un plazo de pocos años. Si estamos unidos, prevaleceremos.

En una actuación vergonzosa, varios grupos de seres humanos con escaso o nulo conocimiento tecnológico pretenden que volvamos al jurásico digital.

En lo que supondría una clara violación de nuestros derechos constitucionales, algunos diputados europeos quieren abrir la puerta para instalar Spyware en nuestros ordenadores, el Gobierno quiere frenar los programas de intercambio de archivos, y asociaciones como la SGAE ansían tener en su poder los datos de los ciudadanos que se descargan contenido multimedia de la red.

Este año podría ser declarado sin duda, el año tenebroso para la sociedad del conocimiento. El Señor Libro recomienda responder a estas agresiones con nuestro voto.

Extracto obtenido del Registro de la Segunda Guerra, sección 568

A pesar de las dificultades, nunca nos rendimos. Ellos nos persiguieron en una lucha sin fin por coartar nuestra libertad de expresión. Por sellar nuestras naves con silencio. Por condenarnos a no decir lo que pensábamos.

Empezó con pequeños avisos, noticias sobre detenciones a lo largo del espacio y el tiempo. Un pequeño conductor de cohete por aquí, un piloto de cargueros por allá. Pronto la cosa fue a peor y se hizo responsable a la tripulación de las opiniones políticas vertidas por sus pasajeros.

El miedo se extendió como la pólvora, pero unos pocos hicieron frente a la Honorable Corporación, pagándolo con acoso permanente. El desconocimiento que la Federación de Arbitraje mantenía sobre las nuevas formas de comunicación facilitó la tarea a los poderosos.

Porque su lucha es nuestra lucha, que estas palabras reflejen sus esfuerzos por lograr la libertad en el universo.

Julio Alonso, blogger de Merodeando ha sido condenado a pagar 9.000 euros de multa a la SGAE por daños al honor en un post que informaba sobre un Google Bomb. Puño de hierro, mandíbula de cristal.

Desde estas líneas, el Señor Libro quiere expresar su apoyo a Julio, así como su reprobación más absoluta a la Sociedad General de Autores y Editores.